IMG-20190918-WA0028.jpg

Rafael

OPERACIÓN QUIRÚRJICA

Desde JATARI queremos apoyar económicamente a la familia de Rafael para poder realizarle una ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo (VET) acompañada de la coagulación
del plexo coroideo. 

 

Rafael Zorrilla Alejo, es un niño peruano de 6 años, con hidrocefalia y espina bífida.

 


Coste total: 5.000€

Total recaudado: 2370€

Proyecto Rafael.pdf - Adobe Reader.bmp

Justificación

¿PARA QUIÉN?

La familia de Rafael no posee recursos económicos ni capacidad de ahorro para costear la operación.

¿POR QUÉ?

Tras 5 operaciones por derivación, no es viable otra operación más. Todas las válvulas que se le han implantado se le han infectado, y cada
vez más rápido, corriendo el riesgo de sufrir una septicemia.

¿DÓNDE?

Es una operación con ciertos materiales e instrumental que el estado peruano no tiene en la sanidad pública, sólo se puede operar por clínica privada.

CONSECUENCIAS

Si no se trata la hidrocefalia, puede provocar lesiones en el cerebro, pérdida de aptitudes
mentales y físicas e, incluso, la muerte.

Con un diagnóstico y tratamiento precoz, las secuelas son mínimas.

La hidrocefalia es un trastorno del cerebro que ocurre cuando el líquido cefalorraquídeo (líquido que rodea y protege el cerebro y la médula espinal) no drena adecuadamente desde el cerebro. estancándose y acumulándose dentro del cráneo. Si no se trata,  puede provocar lesiones en el cerebro, pérdida de aptitudes
mentales y físicas e, incluso, la muerte. 
Con un diagnóstico y tratamiento precoz, las secuelas son mínimas.

El tratamiento más frecuente para la hidrocefalia es la inserción quirúrgica de un sistema de drenaje denominado «derivación». Consiste en un tubo largo y flexible con una válvula que mantiene el líquido cerebral fluyendo en la dirección correcta y en la velocidad adecuada. Un extremo del tubo, generalmente, se coloca en uno de los ventrículos del cerebro. Luego el tubo se guía bajo la piel hacia otra parte del cuerpo en la que pueda absorberse más fácilmente el exceso de líquido cefalorraquídeo, como el abdomen o una de las cavidades del corazón.

Por lo general, las personas que padecen hidrocefalia necesitan un sistema de derivación de por vida y también requieren control periódico. En 6 años de vida, Rafael lleva 5 operaciones de este tipo, tras las cuales se producía una infección, ya que su cuerpo rechaza lás válvulas tras su implantación. Cada vez se infectan más rápido, corriendo el riesgo de sufrir una septicemia. Por ello, La ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo (VET) acompañada de la coagulación del plexo coroideo es hoy en día la única opción.

Este procedimiento mínimamente agresivo implica colocar un endoscopio (una pequeña cámara provista de luz) dentro del cerebro para que el cirujano pueda ver la zona a operar en el monitor de una computadora. Luego, utilizando un instrumental de tamaño muy reducido, el cirujano hace un agujerito en la base del tercer ventrículo. Así se crea una nueva "vía de drenaje", que permite que el líquido cefalorraquídeo fluya hacia el exterior del cerebro, eludiendo la obstrucción que originaba su acumulación. Y el cuerpo puede absorber el líquido cefalorraquídeo a través del torrente sanguíneo, como hace normalmente. Después de practicar la ventriculostomía, el cirujano cauteriza (quema de forma superficial) partes del plexo coroideo, la parte del cerebro que produce líquido cefalorraquídeo. Lo hace para reducir la cantidad de líquido cefalorraquídeo que el cerebro fabricará después de la intervención.

¿Cómo intervienes tú?

El procedimiento descrito tiene más probabilidades de éxito que la derivación. Es una operación con ciertos materiales e instrumental que el estado peruano no tiene en la sanidad pública, sólo se puede operar por clínica privada.

 

Es aquí donde tú puedes cambiar la situación de Rafael. Cualquier donación cuenta, entre todos lograremos el objetivo de 5000€.